¡TATUAJES DE DISEÑO SOSTENIBLE!

Playtattoo es economía social y solidaria feminista que pone conciencia en su retorno social por su relación con proveedores locales y pone el acento en su diseño sostenible guiado por la regla de las 3 R’s: Reciclar, Reutilizar y Reducir. 

Hemos estudiado todos los procesos de producción para que nuestros Playtattoo se conviertan en el mínimo de residuos posibles. 

Fabricados en España, cumpliendo las directrices de la normativa cosmética europea EC 1223/2009 y la regulación de Juguetes EN 2009/48.

Tanto los Playtattoo como sus envoltorios disponen de las certificaciones de gestión ambiental más exigentes - ISO 14001 y EMAS - de cadena de custodia PEFCtm y FSC, garantizando el orígen responsable de la madera y de la celulosa que utilizamos como materia prima, además de las certificaciones de eficiencia energética ISO 50001, de calidad ISO 9001 y de seguridad y salud laboral OHSAS 18001. 

  • Tintas basadas en aceites vegetales 100% sostenibles al agua. No contienen elementos tóxicos, contaminantes, nanopartículas, componentes de origen animal ni agentes perfumantes. 
  • Apropiadas para el uso en personas a partir de 36 meses.
  • Todos nuestros productos están fabricados en España con materiales e ingredientes que han sido testados dermatológicamente y aprobados para su uso cosmético en la piel. El proceso de fabricación de nuestros tattoos es auditado regularmente por laboratorios independientes, asegurando que cumplen o sobrepasan los estándares de calidad más exigentes. 
  • Plástico  100% biodegradable.
  • Y nos queda el Packaging, el cartoncito sobre el que irán algunos datos e información sobre los tatuajes, elaborado por una Cooperativa de Artes Gráficas de trabajo asociado con una firme estrategia dedicada a la protección del Medio Ambiente que forma parte de su filosofía cooperativista.

Aún así, en el pack individual de tattoos nos quedaba suelto un tema. ¿Qué hacer con el cartoncito para que no acabe en una papelera? Os pedimos una ‘ayudita’ para cumplir con la tercera R, la de Reutilizarlo.

¡¿Lo convertimos en una postal para alegrar los buzones de ese alguien con el que no paras de ‘wassapearte’?

Nuestro buzón, el analógico, el que abrimos con una llave en el portal de nuestros bloques ya sólo recibe facturas y propaganda. 

¿Le recordamos lo que era darnos sorpresas agradables?